Astigmatismo

Gran parte de los pacientes con miopía o hipermetropía tienen algún grado de astigmatismo. Imaginemos la córnea como la mitad de un globo terráqueo. Si los "meridianos" de ese globo terráqueo no son iguales a los "paralelos", la esfera se deforma. Precisamente, el astigmatismo es un vicio de refracción, en el cual los "meridianos" (eje vertical) y los "paralelos" (eje horizontal) de la córnea, no son iguales. Es decir, la córnea es más curva en un sentido que en el otro. Como consecuencia de la alteración de uno o ambos ejes de la córnea, se producen imágenes borrosas debido al enfoque de la imagen delante o detrás de la retina (según el tipo de deformación).

Los pacientes con astigmatismo experimentan distorsión de las imágenes y visión borrosa. Más aún, los pacientes con alto grado de astigmatismo tienen visión borrosa no solamente a la distancia, como en la miopía, sino también en la visión cercana.

Aproximadamente un 80-85% de los miopes o hipermétropes tiene astigmatismo, pero la mayoría presenta astigmatismos leves. La tabla siguiente muestra cómo se distinguen los astigmatismos en la población:

  • Astigmatismo leve: menos de 1 dioptría.
  • Astigmatismo moderado: entre 1 y 2 dioptrías.
  • Astigmatismo severo: entre 2 y 3 dioptrías.
  • Astigmatismo extremo: más de 3 dioptrías.

Este defecto refractivo se puede mejorar mediante uso de anteojos, lentes de contacto o mediante cirugía, siempre dependiendo del examen del paciente

Ver todos los problemas visuales